lunes, 10 de diciembre de 2007

Arrepentimiento

¿Sabemos realmente lo que significa...?

Si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.
(Lucas 13:3, 5)

Todos conocemos el caso de personas cuyas vidas son un rosario interminable de desgracias, enfermedades, frustraciones y verdaderas tragedias que nunca terminan. Nos parece extraño e injusto que junto a esta clase de personas, existan otras con antecedentes similares de crianza y educación cuyas vidas marchan de éxito en éxito, llenos de felicidad y carentes de problemas realmente serios.

Incluso personas que se consideran cristianas, personas que llevan años asistiendo a una iglesia, que oran frecuentemente, que hacen obras de caridad, que sienten en su corazón que realmente aman a Dios, no encuentran el alivio que Jesús prometió traer a quien lo buscara:

"Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.." (Mateo 11:28)

Muchos creyentes sinceros sienten que en las iglesias donde asisten no encuentran alivio a sus cargas ni ese descanso prometido sino, por el contrario, cada día se encuentran más cargados y trabajados. Por supuesto, jamás se atreven a exteriorizar sus dudas ni a hablar de cómo realmente se sienten debido al temor de ser señalados como débiles en la fe o, lo que es peor, a ser acusados de pecadores o de ser portadores de una maldición generacional, una cadena de iniquidad que aún no ha sido rota y a la cual se le atribuyen la razón de todos sus males y desdichas.

Aún cuando el creyente no se vea atacado por toda una serie de males y desventuras, es posible que haya un área de su vida donde perciba que no tiene ningún control o que éste es difícil de lograr. También en este caso, la debilidad se atribuye a una maldición generacional que ha generado la potestad demoniaca sobre esta área en particular.

Siendo sinceros, muchos no encuentran razones para creer totalmente en que las palabras de Jesús se pueden cumplir de una manera literal y completa en sus propias vidas.

También existe otro tipo de creyentes que sienten que sus problemas, sus penurias, hambres y necesidades son una especie de castigo autorizado por Dios como expiación por los pecados pasados que se cometieron antes de haber conocido a Cristo.

En cualquiera de estos casos, los creyentes basan sus conclusiones en meras especulaciones basadas en un conocimiento insipiente de la palabra de Dios. Casi sin excepción, quienes creen de esta manera tienen un conocimiento fragmentado de las Escrituras o, por cualquier razón, nunca han profundizado en el estudio de éstas.

¿Por qué sucede esto..?

Básicamente porque una vez que han oído acerca de Cristo, y han creído en él, consideran que con tal acción es más que suficiente para ganar su salvación.

Lamentablemente, esto no es enteramente cierto. La Biblia enseña claramente que una vez que se ha aceptado a Cristo, se debe iniciar una instrucción de las doctrinas fundamentales del cristianismo (Hebreos 5 y 6). Aunque la salvación depende de tener fe en Cristo y su sacrificio expiatorio, tal fe es mucho más que el conocimiento o aceptación mental de este hecho. En realidad, la fe bíblica no tiene nada que ver con el concepto de fe que la gente comúnmente maneja. Cristianos por millares están convencidos de que su fe, por sí sola, sin necesidad de estudiar las Escrituras les ganará la salvación. Pero la misma Biblia contradice tal cosa. La bendita palabra nos asegura que la verdadera fe se produce únicamente por el escuchar atentamente la palabra de Dios.

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. (Romanos 10:17)

Ignorando esto, algunos usan la palabra "fe" con mucha ligereza. Se habla de tener fe en algo, en una persona o en cualquier cosa que se desee creer. Sin embargo, la fe bíblica no significa creer en cualquier cosa que nos parezca o que deseemos tener, así estemos convencidos en nuestros corazones que Dios nos la dará por el sólo hecho de desearla.

La fe bíblica es creer que Dios significa lo que ha dicho en su Palabra; que Dios hará lo que ha prometido hacer en su palabra. Así, si –por ejemplo, nosotros decimos tener fe en que seremos millonarios y le pedimos a Dios con fervor que ese deseo se cumpla mientras nos autoconvencemos de que así será, estamos alejándonos peligrosamente de Dios permitiendo que deseos engañosos se confundan con la fe. Dios no habla de que nuestro propósito en esta tierra sea el convertirnos en millonarios o dirigentes políticos. Y por más que hagamos esfuerzos mentales por creer esto último, el asunto no tiene nada que ver con la fe.

Esto se puede evitar fácilmente con el conocimiento correcto de la Biblia. Pero cuando se plantea el asunto a muchos creyentes, estos rechazan de plano la idea asegurando que Dios puede actuar en ellos sin necesidad de conocimiento bíblico profundo. Esta clase de creyentes le dan más importancia al "sentir" que al "estudiar" confiando su crecimiento espiritual a lo que le dicte su corazón. Pero un corazón que no haya sido entrenado y ocupado por el bendito Espíritu Santo, será un corazón engañoso que lo conducirá al error donde será presa fácil del enemigo. De igual manera, el Espíritu Santo no ocupará un corazón donde no haya entrado la verdad bíblica.

Otro tipo de cristianos creen sinceramente que con hacer una oración para recibir a Cristo en su corazón y de ahí en adelante mantenerse alejado del pecado y hacer obras buenas, tales cosas le asegurarán su salvación. Nuevamente, y por desgracia para ellos, esto no es cierto.

Si se dedicaran al estudio sistemático de la Palabra, junto a la oración constante, sabrían que este tipo de obras, por más "buenas" que las consideremos, no son para Dios más que "obras muertas", inmundicia; si conocieran la doctrina del arrepentimiento de obras muertas, sabrían que éstas comprenden todos los actos de nuestra vida que no están basados en el arrepentimiento y la fe, y que tales actos incluyen actos religiosos, incluso del cristianismo practicante, si estos no se hacen con base en el arrepentimiento. Si ellos supieran esto, podrían entender las palabras del profeta Isaías:

Y todas nuestras justicias (son) como trapo de inmundicia. (Isaías 64:6)

¿Cuál es la razón por la que no se da al estudio de la Biblia la importancia que ésta misma reclama...?

Básicamente, porque la mayoría de líderes religiosos desvían la atención debida a las Escrituras hacia sí mismos; desvían la fe de los hombres hacia sistemas humanos, hacia personas que se apropian de la autoridad bíblica y se autoproclaman como canales de Dios para los hombres y viceversa. Al hacer esto, descarrían del camino a las personas que andan en busca de Dios, ocultando –intencionalmente o no- que el Espíritu Santo es quien guía a cada persona a la verdad; de esta manera, las personas que andan en busca de Dios no llegan nunca a encontrarlo ni a conocerlo plenamente, tal como Él desea que cada uno de nosotros lo conozca. Por otro lado, para la inmensa mayoría de las personas, es mucho más fácil esperar a que alguien le señale el camino que el investigarlo por cuenta propia guiados por el invisible Espíritu de Dios.

Esa guía personal del Espíritu Santo comienza con una milagrosa operación dentro del corazón de cada creyente a la que la Biblia denomina como "nacer de nuevo" o "nacer del Espíritu". Esta operación milagrosa es el inicio de la vida de todo creyente y conduce al arrepentimiento de obras muertas como primer paso hacia nuestra salvación.

Pero, ¿qué significa exactamente el arrepentimiento...?

Al contrario de lo que muchos creen, arrepentirse –bíblicamente hablando- no es acongojarse por las cosas malas que uno pueda haber hecho. Algunas personas creen que arrepentirse es pedir perdón y derramar muchas lágrimas de dolor por causa de algún pecado cometido. Sin embargo, a la luz de la Biblia, es posible que una persona llore amargamente por su pecado y, con todo, jamás haberse arrepentido. Es posible que una persona haya pasado el umbral donde ya no es posible arrepentirse.

En el Nuevo Testamento, la palabra "arrepentimiento" en griego es metanoein. Este verbo griego significa "cambiar de idea", "reversar la decisión". Así, es muy claro que el "arrepentimiento" tiene que ver más con una decisión que con un sentimiento. El arrepentimiento es un cambio de decisión.

En el Antiguo Testamento, la palabra más comúnmente traducida para arrepentirse, significa "volverse", "retornar", "volver atrás", "retractarse". Un comentarista bíblico dice que: "Esto concuerda con el significado del arrepentimiento del Nuevo Testamento. La palabra en éste significa tomar una decisión interna, un cambio de idea; mientras que en el Antiguo Testamento significa tomar una acción basada en ese cambio de idea. Y tal acción es "volverse", "darse vuelta"."

Así que, resumiendo, podemos decir acertadamente que el arrepentimiento es un cambio de idea; tal cambio de idea genera una acción que nos conduce en una dirección totalmente nueva, diferente al camino que llevábamos; el cambio de idea nos hace "regresar de vuelta".

La pregunta es ¿regresar a dónde...?

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. (Juan 3:3)

Este "nacer de nuevo" no significa que tengamos que regresar al vientre materno. El término griego traducido aquí como "de nuevo" es (ánodsen), que significa también "desde su origen", o, literalmente: "de arriba".

Así que la frase, "nacer de nuevo" estaría correctamente traducida como "nacer de arriba" e indica la intervención directa y sobrenatural del Espíritu Santo.

Esto nos permite entender que arrepentirse es cambiar de decisión y regresar a Dios, nacer de nuevo. Cuando nacemos, ya lo hacemos totalmente apartados de Dios debido a nuestra herencia de pecado. De esta manera, cualquier cosa que hagamos en esta condición, sea buena o mala ante nuestros ojos, para Dios son obras muertas; cualquier obra de caridad o "amor" que efectuemos sin haber regresado a Dios, sin habernos arrepentido, son meros trapos de inmundicia para el Creador. Pero Dios nos permite en su infinita misericordia que recobremos la condición de Hijos suyos.

Y, ¿cómo sabemos que somos Hijos de Dios...? Mediante la aceptación del sacrificio de Cristo por nuestros pecados, el Espíritu inicia nuestra guía hacia la verdad, hacia Cristo.

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. (Romanos 8:14)

Es aquí donde muchas personas se equivocan y creen que el Espíritu Santo provee una guía etérea, sin definir. Creen que la guía del Espíritu Santo es como un "sentir"; otros escuchan voces; otros utilizan la Biblia como una especie de oráculo, abriéndola al azar y colocando su mirada en cualquier versículo creyendo con este procedimiento que es así que el Espíritu Santo nos habla hoy. Otros más acuden a iglesias extrañas donde reciben "palabra profética" que no es otra cosa que burda adivinación demoniaca camuflada bajo el uso apóstata del nombre de Cristo.

La guía del Espíritu Santo

Cuando Jesús estaba a punto de separarse de sus discípulos para ir al cielo, les dijo que aunque no estaría con ellos en presencia física, los acompañaría de otra manera. Los discípulos no entendieron cómo podría ser esto posible. Jesús dijo:

Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis. (Juan 14:19)

Note que Jesús es claro al afirmar que el mundo no lo verá pero que sus discípulos sí lo harán. Muy extrañado, Judas (no el Iscariote, sino el otro, pregunta: "Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo..?" (Juan 14:22). Es decir, "¿Qué clase de comunicación mantendrás con nosotros y no con el mundo..?"

Jesús contesta:

El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amara, y vendremos a él, y haremos morada con él. (Juan 14:23)

La clave es: "Mi palabra guardará". La diferencia entre el verdadero discípulo y quien no lo es, es que el discípulo guardará la palabra de Dios. Esta es la manera en que Jesús puede comunicarse con sus discípulos: Guardando su palabra. Pero, ¿cómo guardar su palabra si no se conoce...? Honestamente, ¿sería posible conocer la voluntad de Dios mediante voces de ultratumba o visiones celestiales...? La respuesta es que la única manera segura de conocer la voluntad de Dios es estudiando su bendita palabra, las santas Escrituras.

"Bien, -dirán algunos- pero ¿cómo entra el Espíritu Santo ahí...?"

Como todos sabemos, el Espíritu Santo es el autor de las Escrituras. Aceptar a Cristo significa por tanto, aceptar las Escrituras. No podemos darle mayor importancia a uno que al otro. Jesús es la palabra encarnada de Dios; la Biblia es la palabra escrita de Dios. Tanto Cristo como la Biblia son manifestaciones autorizadas de la divinidad.

Siendo el Espíritu Santo quien nos guía a toda verdad (Juan 16:13), tenemos la certeza de que lo hará infaliblemente mediante las sagradas Escrituras.

Esto no significa que se desechen las manifestaciones o revelaciones personales del Espíritu. Pero no podemos negar que existen espíritus engañosos, que Satanás sigue vistiéndose como ángel de luz y que puede traernos una revelación o una visión y hacer que creamos que procede de Dios.

Afortunadamente, contamos con la Palabra de Dios, la Biblia, que es la autoridad suprema y autorizada mediante la cual Él habla a su pueblo. Cualquier otro tipo de revelación debe ser cuidadosamente examinada a la luz de las Escrituras teniendo presente que si la revelación extrabíblica procede de Dios, ésta jamás podrá contradecir la autoridad suprema: La Biblia. La supuesta revelación o visión extrabíblica deberá guardar plena armonía con las Escrituras.

Por supuesto, la guía personal del Espíritu Santo siempre será una operación milagrosa. Una vez que hayamos decidido "regresar" a Dios, el Espíritu Santo será quien nos guíe a Él a través del discernimiento personal de las Escrituras.

El proceso es simple de entender: Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, sus discípulos no podían reconocerlo. Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen. (Lucas 24:16)

Hablaban de Jesús solamente como un varón profeta (Lucas 24:19) pero no lo reconocían como el Mesías, el Salvador esperado. Entonces, Jesús les habla de las Escrituras y de lo que éstas dicen de él: "Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían." (Lucas 24:27).

Jesús está diciendo que para conocer al Mesías, a él, es necesario conocer las Escrituras. No hay otra manera. Nótese que los discípulos lo estaban viendo con sus ojos físicos, pero sus sentidos espirituales no estaban alertas. Y, también, estos sentidos espirituales sólo pueden ser abiertos por el Espíritu Santo mediante la palabra de Dios.

Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; (Lucas 24:45)

Es muy importante esto. Note que Jesús consideró vital el que sus discípulos comprendieran las Escrituras. No se limitó a que tuvieran suficiente con las manifestaciones milagrosas que él efectuó en su ministerio terrestre; por el contrario, dejó constancia de la enorme importancia de entender las Escrituras.

Otra asunto primordial, es que el verdadero arrepentimiento comienza con Dios y no con el hombre. El verdadero arrepentimiento se origina en la voluntad de Dios y no en la del hombre. El arrepentimiento bíblico nace en la soberana y misericordiosa voluntad de Dios. Y es por esta razón que nadie, ningún ser humano independiente del obrar de la gracia y el mover del Espíritu de Dios, no puede arrepentirse por su propia cuenta.

Oh Dios, restáuranos (...) y seremos salvos.. (Salmo 80:3,7) La palabra "restáuranos" es, literalmente: "haznos volver".

Vuélvenos, oh Jehová, a ti, y nos volveremos. (Lamentaciones 5:21).

Jeremías usa aquí una palabra que en hebreo significa literalmente, "volver del pecado a Dios" o "arrepentirse".

En ambos textos aprendemos que, a menos que Dios actúe primero, el hombre no puede –por sí solo- volver a Dios para ser salvo. Es Dios quien hace que cada persona reflexione en algún momento de su vida sobre la necesidad de buscar a Dios. Por supuesto, aunque Dios produce esa "necesidad", es cada persona la que toma la decisión de "volver a Dios". Dios inicia el arrepentimiento pero éste debe ser completado por el hombre.

Y ésta es otra prueba del inmenso y bendito amor de Dios por nosotros.

En la segunda parte entenderemos un poco más la razón por la cual uno puede adentrarse tanto en su perdido camino, que ya no hay posibilidad de arrepentimiento.


Ricardo Puentes M.
Junio 2007

56 comentarios:

  1. conozco una congregación que es aún peor. Estudian la Biblia sistemáticamente, existe hasta un "ministerio de enseñanza biblica", pero la base de esas enseñanzas están tergiversadas, el humanismo ha carcomido las bases del verdadero cristianismo, entonces acá pasa alg mucho mas peligroso, el énfasis se hace en la persona de Jesucristo como la única cabeza de la iglesia, pero las enseñanzas están alejadas del sentido que el Espíritu Santo le daba a frase escrita en la Palabra de Dios.

    ResponderEliminar
  2. Desconfíe de cualquier organizaciòn humana que proclame hablar de parte de Dios.

    ResponderEliminar
  3. me gusto muchisimo esta lectura, los felicito por crear este espacio y bendito sea JAH porque aun hay gente que habla en su nombre de veras. !

    ResponderEliminar
  4. Dios le bendiga a usted... Muchas gracias por sus comentarios.

    ResponderEliminar
  5. La verdad que me llamó mucho la atención su escrito Sr. Puentes, el concepto de arrepentimiento me gustó aún màs, sólo que tengo una pequeña duda, por mas que búsco en el nuevo testamento no encuentro que Jesús fuera parte de alguna religión o secta, sin embargo el constituyo un reyno. a lo que nosostros le llamamos iglesia encontré que se traduce como eclecia, claro que ustd. ya debe saber del tema, sólo quisiera saber su opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesus Cristo no fue de ninguna religon, y quienes constituyeron el reino, la iglesdia o como se quiera ver o decir, fueron sus discipulos.

      Eliminar
    2. jesus era judio lo dice la biblia !!!

      Eliminar
  6. Gracias por el escrito esto nos ayuda ha seguir buscando nuestra integridad como seres humanos ya que nuestro Padre Celestial le dio este encargo ha Adan de cultivar osea de hacer una nueva Cultura en su persona. Amen, que Nuestro Señor Jesucristo y su Santo Esperitu le De Sabiduria y Entendimento

    ResponderEliminar
  7. En cuanto a lo de eclesia, tiene usted toda la razón. Jesús no fundó una organización para que algunos hombres sustituyeran su autoridad. Él es el único cabeza de su iglesia y, de resto, somos todos iguales.

    ResponderEliminar
  8. esta revelacion la maneja el ministerio NUEVO PACTO en la ciudad de Barranquilla, ciudad ubicada en la costa norte de Colombia, la palaabra arrepentimiento viene del griego METANOIA- que significa textualmente: cambio de mente. lo que predico nuestro Señor Jesus, es que la raza humana CAMBIARA DE MENTE (cambiara de mentalidad en cuanto al Padre Celestial se reffiere), ya que la ley de Moises nos mostro a un Dios inflexible, castigador, el dia que se promulgo la ley hubieron tres mil muertos, la ley es contraria al evangelio de Jesus, ya que esta es una buena noticia, anunciarle a toda la raza humana que la salvacion era gratuita, era de GRACIA, aun la raza humana no ha entendido lo que significa realmente ARREPENTIRSE, aconcejo q los q desen mas informacion dirijirse a esta pagina www.nuevopactoenbarranquilla.jimdo.com

    ResponderEliminar
  9. Señores de la iglesia Nuevo pacto: Hay algunas inexactitudes en sus declaraciones. Metanoien no significa "cambio de mente" sino "cambio de idea". La diferencia es sutil pero importante: la primera reacción que necesita Dios es que la persona cambie de idea; cuando eso sucede, y da los pasos necesarios, es que se produce el Nuevo Nacimiento, que incluye -ahora sí- un cambio de corazón y de mente. La Biblia no dice en ningún lado que toda la raza humana se arrepentirá; eso es falso.
    Por otro lado, se equivocan ustedes cuando aseguran que Dios en el AT, era un Dios inflexible y castigador; si releen el AT se darán cuenta de todo lo contrario: un Dios flexible, paciente, amoroso y perdonador.
    Otro error es que la Ley es contraria al evangelio.. Cristo es la confirmación de la Ley... Cristo es el objetivo de la Ley.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Somos cuerpo, mente y espíritu. Vivimos en estos 3 niveles, y cuando olvidamos al espíritu y vivimos en el cuerpo y mente, todo nos parece difícil.
    Prender al espíritu signfica acercarnos a Dios, a su Palabra y practicar lo que en ella dice. Por qué es más fácil vivir desde el cuerpo, desde la mente. Qué se puede decir a quien te pregunta, y donde está el espíritu que no se ve? Cómo uno puede ayudar a su hijo a despertar el espíritu?

    ResponderEliminar
  11. Pablo nos dice que el ser humano se compone de espíritu, alma y cuerpo:
    "Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo."
    Las Escrituras también nos muestra que el espíritu de los hombres -TODOS los hombres (buenos y malos)- regresa a Dios que lo dio (Eclesiastés 12:7; Isaías 53:1. A diferencia del espíritu de los animales, el de los hombres regresa a Dios.
    No es que vivamos a "tres niveles", sino que estamos hechos de alma, cuerpo y espíritu. Para resumirle, le diré que el alma es prácticamente nuestra personalidad, recuerdos, etc. El espíritu es lo que nos conecta al creador. Cuando nacemos de nuevo, nuestro espíritu es renovado mediante la semilla de la nueva vida que iniciamos, procedente del Padre. Cuando nacemos de nuevo, permitimos que el Padre y el Hijo moren en nosotros mediante esa conexión que se restablece entre nuestro espíritu y el Dios dador de éste.
    Hay una diferencia entre TENER un espíritu, y SER un espíritu. Los humanos y animales tenemos espíritu (con destinos diferentes, claro), pero los ángeles y demonios SON espíritus. Nuestro espíritu no tiene una consciencia (esa está en nuestra alma), así que el "despertarlo" (que es reconectarlo al Creador, solamente lo podremos hacer arrepintiéndonos y regresando a Dios, asunto que se hace mediante el estudio de la Palabra y su obediencia. Pronto publicaremos algo más concreto al respecto.
    Bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por que hay una diferecia, por que el espiritu que dios nos dio, fue para que cuando nosotros queremos con menter un pecado el no repreda.pero tambien espiritu nos da vida a nuestros cuerpo

      Eliminar
  12. Wow! Esta explicacion Biblica acerca del verdadero arrepentimiento ha sido una bendicion para mi vida. Y como si no aprendemos a examinarnos a traves de la Palabra de Dios y con la ayuda poderosa del Espiritu Santo podemos caer en muchas obras muertas y estar haciendo solo ritos sin frutos dignos de arrepentimiento o querer distorcionar la fe y no vivirla de acuerdo a la Palabra. Les felicito por este web site que es de tremenda bendicion para todos. Bendiciones!

    ResponderEliminar
  13. Dios le bendiga a usted. Es muy satisfactorio saber que este blog es útil para alguien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mi correo es padrino3000@live.com.mx y me gustaria recibir temas tuyos fue muy agradable leer este mensaje que DIOS te cuide y te siga utilizando salludos desde tuxtla gutierrez soy de la iglesia de nazaret puerta de fe cordiamente marco carreño

      Eliminar
  14. Hola chicos, soy cristian de Argentina, Resistencia Chaco, y la verdad me gusto todo lo que han escrto, fue de mucha bendicion, les pido que oren por mi, para que me arrepienta ante DIOS y regrese nuevamente a su camino, me cuesta mucho, pero para DIOS nada es imposible... chicos necesito de sus oraciones.... MUCHAS BENDICIONES PARA TODOS.....

    ResponderEliminar
  15. Cristian: Por supuesto que oraremos por ti. Pero tú también debes hacerlo.. Tienes razón, para Dios no hay nada imposible...
    Muchas bendiciones

    ResponderEliminar
  16. HOLA SOY JAIME NADRESN DE COLOMBIA Y QUISIERA QUE EL SIERVO RICARDO PUENTES MELO ME DIJERA DONDE PUEDO ENCONTRAR MAS INFORMACION Y QUE ELOHIM DE MUCHO MAS CONOCIMIENTO EN CUANTO A LOS MISTERIOS DE SU PALABRA GRACIAS POR ESTE MATERIAL Y QUE ELOHIM LO CONTINUE BENDICIENDO HOY Y SIEMPRE A USTED Y A TODA SU FAMILIA. ATTE. JAIME ANDRES OBANDO RUIZ. COLOMBIA. MSS. e-lo-him777@hotmail.com. ORACIONES.

    ResponderEliminar
  17. Es muy interesnte la definicion que usted da de la palabra arrepentimiento pero solo tengo una duda: ¿a que rama pertenece usted?

    ResponderEliminar
  18. Que a qué rama pertenezco..??? No entiendo bien la pregunta. Pertenezco a Cristo pero no sé a qué se refiere con "rama".

    ResponderEliminar
  19. no se alcansa a imaginar cuanto ha bendecido ami vida esta revelacion del verdadero arrepentimiento,presisamente en estos dias empezè a sentir muy dentro de mi, el saber sobre el verdadero arrepentimiento, y hoy Dios me ha hablado.

    ResponderEliminar
  20. Muchas bendiciones... Y escudriñe las Escrituras... Son la mejor fuente

    ResponderEliminar
  21. Dios lo bendiga Ricardo, me parece muy buen documento, da una explicación clara y sencilla y lo más importante es que está sujeta a la palabra de Dios. L
    La iglesia de nuestro Sr. Jesús se debe levantar y ser columna de la verdad, debe ser la iglesia que Dios anhela, y discipulos como ud. y ojalá yo pueda hacerlo también algún día seremos esas vasijas de barro.

    ResponderEliminar
  22. Gracias, Gustavo... Todos los cristianos deben hacerlo..
    Un saludo, y muchas bendiciones

    ResponderEliminar
  23. Hermano ricardo... quisiera hacer una observacion. Juan 4:24 habla acerca de que Dios es Espiritu y cuando Dios creó al hombre lo creo conforme a su semejanza, es por eso que los hombres SOMOS espiritus que vivimos dentro de un cuerpo y que somos dotados de almas y no como los animales que TIENEN espiritu. Si fuera como usted dice, yo creo que el Señor no hubiera hecho una distincion al crear a los animales y al hombre y los hubiera creado al mismo tiempo. Yo creo que es por eso que a la gente nos cuesta tanto trabajo creer en la obra del Espiritu Santo en nosotros, por que no tenemos la concepción de que SOMOS espiritus y que el Espiritu Santo se conecta CON nosotros y no EN nosotros. Dios lo bendiga, muy buen articulo sobre el arrepentimiento. Eduardo.

    ResponderEliminar
  24. SOLAMENTE ES PARA DECIRLES QUE MUCHAS GRACIAS POR ESTA PAGINA QUE ESTA LLENA DE BENDICIONES,SABER APLICAR LA PALABRA DE DIOS COMO ÉL QUIERE,ES SABER CAMINAR EN EL EVANGELIO DE DIOS COMO ÉL QUIERE,DESEO UNA UNCION FRESCA SOBRE TODOS LOS QUE HACEN POSIBLE ESTA BENDICION,DIOS ME LOS BENDIGA Y LLENE MAS,Y ,MAS DE SU RICA SABIDURIA HNOS.

    ResponderEliminar
  25. hola soy un hno arrepentido.. quisiera q me ayuden en esto del arrepentimiento ,x k yo en esto esty q puedo hacer x q cai,en manos del diablo y noes ps q como estaba en el camino de DIOS ,,nose volvi a tomar ya hora nose q hacer

    ResponderEliminar
  26. "Arrepentido" tome su Biblia y léala meditando sobre lo que en ella aprenda. Pida la dirección de Dios y él sabrá guiarlo. Si lo desea, envienos su correo electrónico y nos comunicaremos con usted

    ResponderEliminar
  27. Mat 27:50 Pero Yahshúa, gritando fuertemente otra vez, entregó su ruaj.
    en la Biblia Kadosh cuando se refiere al Espíritu divino ponen Ruaj con mayúscula y cuando se refieren a los demás espíritus ponen ruaj con minúscula.
    en este versículo por qué ponen ruaj con minúscula, Acaso Jesús poseía un espíritu como el nuestro???

    ResponderEliminar
  28. Muy bueno me sorprendio y me siento que debo tomar este camino xfa hmo pongase en contacto conmigo mca2309@hotmail.com

    ResponderEliminar
  29. hermano ricardo kisiera saber de que arrepentimiento habla genesis 6:6, ya que no entiendo el porq dice que Dios se arrepiente y mas adelante en numeros dice que Dios no es hijo de hombre para arrepentirse

    ResponderEliminar
  30. Distinguido, bendiciones de Dios para usted y todos que se encuentren con la sed de continuar tomando de la abudante fuente de vida. Su entendimiento de la palabra es muy acorde.

    ResponderEliminar
  31. Anónimo, en Génesis 6:6 se usa la palabra hebrea nâcham, que es sentirse apesadumbrado, profundamente triste.
    En Números 23 se usa el mismo término, pero en otro contexto: el de mentir y arrepentirse de su palabra.
    No hay contradicción. Recuerde siempre mirar el contexto de las citas. No las tome independientemente. Un saludo

    ResponderEliminar
  32. Un saludo, Danilo. Bendiciones para usted también

    ResponderEliminar
  33. UNA PREGUNTA SOMOS GUIADOS POR EL ESPIRITU SANTO A ARREPENTIMIENTO O NO TIENE NADA QUE VER dios CON NUESTRA DECICION DE ARREPENTIRNOS?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí lo explicamos con claridad. Dios tiene que ver no en nuestra decisión de arrepentirnos (que es solo nuestra), sino en el llamado al arrepentimiento

      Eliminar
  34. ¿Qué pasa si has hecho un pecado por algunos años y te comprometes a dejarlo mas de una vez pero siempre vuelves a caer? ¿Dios está enojado con estas personas? ¿Las vuelve a perdonar? ¿El infierno esta decidido para ellos?

    ResponderEliminar
  35. ricardo quiero ser una persona nueva y acercame al señor como puedo hacer y tener su perdon de n uestro salvador

    ResponderEliminar
  36. como ago pues diganme estoy desesperado... expliquenme como es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mira tu saber que salminta david da una palabra el salmo 40.1.5 dice pacientemente espere en jehova y el me escucho lo que te digo que espere a jehova yel te respodera como respodio a salminta david pero si te desespera no va a escucha la respuesta de dios

      Eliminar
  37. como ago diganme u esplicame ... mi correo es roberth.fidel@hotmail.com

    ResponderEliminar
  38. Creo que Dios siempre nos busca y de alguna forma manda a sus discípulos, para hablarnos de su palabra, siempre llega en el momento que más la necesitamos, gcs hermano.

    ResponderEliminar
  39. Es cierto que arrepentirse significa cambio de mente? Eso lo escuche em un vídeo del señor Myles Monroe....gracias

    ResponderEliminar
  40. Buenas hermano Ricardo , que el Dios creador de los cielos y de la tierra y de todos nosotros , le bendiga en gran manera ..

    ResponderEliminar
  41. hey hola :) yo estoy feliz porque lo tengo todo con jesus,todo me ba bien soy feliz, gracias a jesucristo, me encanta ser asi.en esta vida todo se me a dado. gracias. gracias a el senor jesucristo..amen el es buenoo,, alabenle el vive amen!!

    ResponderEliminar
  42. Fuertes palabras; Ahora si tengo el entendimiento de lo que es el perdon, que no es solamente abrir la biblia en un versiculo cualquiera,si no que es mucho mas que eso,Permitir que el Espiritu Santo more en mi..
    Bendiciones :)

    ResponderEliminar
  43. DIOS es misericordioso con cada uno de nosotros , y el nos conoce desde que eramos solo criaturas y lo vamos conociendo mediante su palabra.
    palabra que es la BIBLIA la cuAl nos enseña cual es el camino de nuestro señor...
    !!!!DIOS LOS BENDIGA!!!!

    ResponderEliminar